lunes, 24 de diciembre de 2012

De mazapán y carne cruda.




Quedó la reflexión en sombra del acto,
y el silencio no sostuvo su pacto,
enroscado en la concha,
mantuvo su sonoridad a salvo,

mientras los ecos zumbaban,
de galerías iluminadas en subsuelos
magma de violencia, placer fugaz y sexo,
millones de posibilidades,
sin devenir en común provecho,

playas de lunares desechos,
densos cuerpos de quietud,
sueños de color erectos
de agua, que escupe el puerto,
y el cielo no puede cubrir,

un diosecillo sobre la tierra,
que juzga, libera y castiga,
se demuestra que abusa de niños,
desterrado es, por un tiempo,
ya planea su macabra vuelta,

Eurasia estornuda en polvo de heroína,
y ajusta su corteza interior,
la vacuna actúa sobre la audiencia,
que inmune a tanto dolor,
esconde los pies en la manta,
y un podría haber sido yo, que espanta,
con un terroncito más dulzor,
tomaremos el café de las dos,


invernaderos de semillas,
de carne, movilidad y llanto,
vigiladas y al acecho,
por la fría boca de un Ártico,
que comercia con ellas,
y amenaza con arrancar,
si no consideran suficiente,
propuesta de libertad,
un largo tiesto acristalado,
donde crecer y polinizar,


se iluminan las calles,
se mantiene la prima de riesgo,
se funden los muñecos de nieve,
se privatizan los pensamientos
mañana no hay liga,
los recortes nos esclavizan,
este año nos toca, la lotería,

se incrementan las desigualdades,
disminuyen las oportunidades,
que la Navidad llega dura,
como cualquier tele-noticias,
de mazapán y carne cruda.




Pelead vuestra felicidad,
no merece la desilusión,
altere un solo latido 
de vuestro corazón.


Feliz Navidad.








jueves, 13 de diciembre de 2012

Leer sólo en caso de...



...que el peso de tu razón,
necesite dejar huella,
descuidando un corazón,
que languidece de pena.

O que un excesivo fervor,
te haga tomar partido,
decidirte por un solo color,
cegarse con un sol amarillo.

O que la falta de valor,
te impida cruzar el río,
y entregarte como la flor,
que ofrece su alma al estío.

Leer en caso ser incapaz,
de creer que está a tu alcance,
ver todo problema como fugaz,
saber cuándo apearse.

O en caso de sentirte dueño,
saber completamente cierto,
a tener todo el derecho,
a mañana estar despierto.

Leer en caso de no apreciar,
la brisa que lame tus oídos,
como fino soplo de ultramar
a lomos del poderoso olvido.

O no saber cómo contemplar,
más allá de lo descrito,
y te duelan los ojos de buscar,
apoyos en el infinito.

Leer sólo en caso de ignorar,
que la riqueza no suma ni pesa,
es incolora y no brilla,
hecha de sueños y promesas,
besos, esfuerzos y caricias,
fluye a tu lado, si la dejas,
no se almacena ni multiplica,
entra por los poros, te atraviesa,
y con su aliento te mantiene viva.











sábado, 8 de diciembre de 2012

La teletienda.




Que nadie me obligue
a vestir sentimientos,
de púrpuras patrias,
y retales al viento,
que nadie los manche
ni les saque provecho,
que la letra no entra,
ni con sangre ni fuego.


Crecí en barrio de inmigrantes,
educado entre dos lenguas,
las cuales cambiaba en segundos,
según de mi oyente fuera,
en el sur aprendí sevillanas,
y a beber tanques de cerveza,
en el este a bañarme en la mar,
y a vivir con las botas puestas,
con los libros viajé en primera,
y conocí remotas creencias,
pero hay una cosa que sí les reprocho,
a los que legislan y enseñan,
y es no haberme instruido,
ni siquiera advertido de la riqueza,
que se extiende en el norte,
y oeste de mis tierras,
jamás conocí la lengua gallega,
ni supe una palabra de euskera,
pues siendo todo el mismo país,
nación o pedazo de estera,
dime un placer que supere,
a saber pedirte unos pinxos,
con la sonoridad de su lengua materna.


Que nadie me venda,
sentimientos de teletienda,
los míos los llevo puestos,
moldeados en la infancia,
personales, intransferibles,
plenos de convivencia,
que no me los mezclen,
ni los amasen, ni los inviertan,
o acaso crees en la existencia,
de dos almas gemelas?.


La cultura, como la lengua,
son simple y llana riqueza,
que sólo necesitan leyes,
para convertirlas en piedras,
y arrojarlas contra un pueblo
atrincherado en su cojera,
manso de rabia,
tuerto de ideas,
con un solo habla,
de la que presume y tartamudea.












domingo, 2 de diciembre de 2012

A true story of a carpenter.




An elderly carpenter who was ready to retire, told his employer his plans to leave the house building business to live a more leisurely life with his wife and enjoyed his extended family. He would miss the pay-cheque each week, but he wants to retire. The employer was sorry to see his good work go and asked if he could build just one more house as a personal favour. The carpenter agreed and started working on the last project of his life. Since, it was his last project, he worked half-heartedly. He said goodbye to overtime... He did not consider to find the best cement mixture. He did not consider having a swimming pool in this project. He did not use quality wood for doors. The forniture was not of good quality... The employer called the carpenter in his office and gave the keys of this newly built house to the carpender saying..."This is my gift to you for your such recommendable service over 15 years". The carpenter was shocked. What a shame!. If he had only known he was building his own house, he would have done it all so differently.

So, it is with us, we build our lives, a day at a time, often putting less than our best into the building. Then, with a shock, we realise we have to live in the house we have built. If we could do it over, we would do it much differently. But you cannot go back, you are the carpenter and every day you hammer a nail, place a board or erect a wall. Someone once said, "life is a do-it-yourself project", your attitude and the choices you make today, help build the house you live in tomorrow. Therefore, you should build wisely.


Piece removed from one of my English lessons.







domingo, 18 de noviembre de 2012

Quién te controla?






… por eso con nubes bajas, la alimento,
y jarabe de lluvia que resbala en mi cara,
alegres pisadas chapoteando el silencio,
de olores tan frescos como la madrugada,






y no le permito que opine del tiempo,
sin atravesar conmigo la propia borrasca,
y le tengo prohibido tener miedo,
a que se ablande un poco su dura coraza.








martes, 13 de noviembre de 2012

Posesiones, dominios, imperios.



¿Te conformas con un piso, 
de 200 metros, garaje y trastero, 
piscina compartida 

que se oxida en invierno, 

en zona privilegiada con vistas 

a columpios y vallas de setos?








Mis dominios van mucho más lejos,
allá donde me llevan mis piernas,
traspasan bloques de hormigón y cemento,
a lomos de versos y pensamientos,
que disfruto y poseo por un momento,
los envuelvo en papel recuerdo,
y los guardo en un lugar secreto,
que no admite tasas ni impuestos,
metales preciosos u ofertas,
y será allí desde donde algún día negocie,
con la implacable agencia de viajes,
poder llevarme mis riquezas,
alegando no tener peso.





... y volví a sentir latir un sólo corazón,
sobre un complicado imperio,
permití saliera mi emoción,
y refrescara su cautiverio.













viernes, 9 de noviembre de 2012

Lágrimas de resina.




Se limpió el barro que lo formaba,
y protegido por un manto de ignorancia,
olvidó estar solo de visita,
culpó al cielo y sus escribas,
de llevar colgando un ojo de venganza,
y una llave en el bolsillo,
que con apertura a distancia,
le mantenía las fuerzas intactas,
de terminar con las migajas,
separar la carne de las bestias,
especular con la materia,
dar un último trago de soberbia,
imponer con firmeza sus creencias,
cultivadas con el grano de los medios,
el vaivén de las modas,
y agua desalada de la ciencia.

-No habrá suficiente amor para todos-,
-no importaba-, le decían,
lo buscarían en lejanas galaxias,
lo extraerían de las entrañas,
que luego llenarían con despojos,
de sus propias batallas.

Nadie le pudo advertir,
pues había olvidado ya a sus muertos,
y lo que hablaban frente al fuego,
cuando los pastos eran cuidados,
por poetas con rebaños,
que vadeaban furiosos ríos,
por el deshielo de cometas,
desayunaban tazones de rocío,
con las manos color de tierra,
y el alma limpia de vicios.
una almohada de hierba,
una manta de estrellas,
trabajo duro, duro ejercicio,
bastaba para cambiar de luna,
del modo más propicio.

Se tarareaba en las escuelas,
la canción del mínimo esfuerzo,
del progreso si es con beneficio,
que la vida antigua se termina,
la llevaban a un precipicio,
donde se despeñan los sueños,
donde lo sencillo se aniquila,
y se pagan altos precios,
por las medallas autocondecidas,
por olvidar a los ancestros,
padecer felicidades fingidas,
por olvidar los bosques más bellos,
llorar sus lágrimas de resina.









jueves, 1 de noviembre de 2012

Mañana festiva.



En el día de todos los Santos,
he puesto mi alma entre hierros,
la he paseado por la fresca mañana,
caminito del cementerio,
y me he entretenido entre viejas colinas,
almendros, ermitas y olivos,
todas amadas por mis ancestros,
todas me preguntaban bajito,
¿por qué te tropiezas hoy con los muertos,
como tantos españolitos?









que yo los recuerdo en mayo,
o el día que los necesito,
como aquel día en la casa del río,
mis hijas poniendo la mesa,
y tomaron mis ojos sin previo aviso,
descendió sobre mí, su gozo y su pena,
por haber dejado el mundo de los vivos,
antes de poder besar las flores,
más bellas que jamás habían visto,
dejándome unas lágrimas tan dulces,
que brotaron como agua del grifo,
temblando de amor, me besaron la frente,
se fueron de nuevo, tal como habían venido.







miércoles, 17 de octubre de 2012

Sin contrato de permanencia.





Que no, que no soy deportista,
aunque me aliste en carreras de pueblo,
lleve casco y guantes de ciclista,
descienda montes en patín de fuego,
o al alba me abrace a la piscina,
tan solo un alma dubitativa,
un simple padre de familia,
que convierte gotas de sudor,
en diamantes de fatiga,
tempestades de interior,
en senderos de intriga,
retales de tiempo sin valor,
con los que hago maravillas,
y compruebo cada aseveración,
entre firmes embestidas,
derribando muros de temor,
con mis propias zapatillas,
burlándome de la exitosa canción,
sin esfuerzo tendrás a la cima,
y le apuesto a los astros sin el sol
quien parpadee pierde la partida,
y me asombro del vacío balcón,
que recibe sin aliento el nuevo día,
hallar pisadas de pasión,
allá donde nadie lo diría,
sentir mi pulso como un tambor,
que cruza mi mente de orilla,
y entierra mi pereza y su perdón,
en la tierra prometida,
arreglar segundos sin control,

que van quedando a la deriva,
convertirlos con esfuerzo y tesón,
en bello ramo de poesía,
que ofrezco por pura cortesía,
sin permanencia, ni condición,
sólo con darse de alta en la vida.









Turó de les onze hores



lunes, 8 de octubre de 2012

La seriedad de la poesía.



Un día llegaron unos reporteros de televisión a un pueblo andaluz, y justo fueron a preguntarle al tonto del pueblo.

- ¿Usted, como se llama?

- Me llamo Benito.

- ¿Qué opina de la poesía?

Y dice Benito: - Bueno, mire usted... la poesía llega a mi casa, la poesía rompe la puerta, la poesía registra los cajones, la poesía encuentra la droga y la poesía se lleva a mi primo pa la cárcel.

- Perdone Benito no nos ha entendido usted bien, queremos que nos hable sobre el poema.

Y dice Benito: -Sí, sí, el poema... el poema va a ser sacar a mi primo de la cárcel sabe...


:-))

jueves, 27 de septiembre de 2012

Un día dejas de contar estrellas...




...y sientes la llamada del subsuelo,
tirando con fuerza de tus huesos,
reclamando las sales minerales,
que tomaste prestadas de la tierra,
con la alquimia de tus padres,
y el mayor de los misterios,
moldearon promesa en carne,
con un hatillo parco en tiempo,
una pizca de conocimiento,
por larga senda de tropiezos,
y alguna posibilidad de que aprendas,

que la partida no tenía normas,
y solo veías de perfil, el universo,
que el lugar más privilegiado,
es allá donde se posa un beso,
que la ira, las guerras, los excesos,
nunca merecieron la pena,
que las palabras yerran en su intento,
de acercarse a sus maestros,
y solo el silencio de los libros,
ofrece en nuestros tiempos,
respiro, duda, cobijo,
frente a la certeza de los medios.

y ahora que posees el sereno brío,
de negarte a salir a escena,
y has pactado con dioses y mecenas,
dejarlos en paz, si ellos te dejan tranquilo,
y con esfuerzo capitanéas,
la cáscara de nuez de tu destino,
orgullosa de ser engullida,
por el gran océano del olvido,
sin haber dejado huella,
mas gozosa de haber latido,
sin oponer resistencia,
sin preguntas, ni miedos, ni querellas,
todo lo que has aprendido,
todas tus experiencias,
no serán más que piedras,
con las que tropezarán tus hijos.




lunes, 17 de septiembre de 2012

El boca a boca de un verso.


¿Habéis conocido alguna vez a alguna persona que, como quien resucita a un muerto, se dedica a insuflar aire directo en los pulmones de aplastados versos, los redondea, los va levantando con sumo cuidado, los colorea,  y con su cariño los eleva hasta pintar con ellos un arco iris en el cielo?... ¿no? pues pasaros por su blog...

http://beatrizsalas10.blogspot.com.es/


...y veréis qué regalazo me ha hecho.




martes, 11 de septiembre de 2012

QUEEN MOTHER OF THE WESTERN SKIES.



QUEEN MOTHER OF THE WESTERN SKIES.

‘O! You bad little thing!’ said the woman, smiling at her baby granddaughter. ‘Are you laughing for any reason?’ As the baby continued to laugh, the woman felt a deep wish rising in her heart.
‘Even if I could live for ever’, she said to the baby, ‘I still don’t know which way I would teach you. I was once so free and innocent. I too laughed for no reason.
‘But later I threw away my foolish innocence to protect myself. And then I taught my daughter, your mother, how to throw away her innocence so she would not be hurt either.
‘Was this kind of thinking wrong? If I now recognize evil in other people, is it not because I have become evil too?
The baby laughed, listening to her grandmother’s sad words.
‘O! O! You say you are laughing because you have already lived for ever, over and over again?
You say you are Syi Wang Mu, Queen Mother of the Western Skies, now come back to give me the answer! Good, good, I am listening...
‘Thank you, little Queen. Then you must teach my daughter this same lesson. How to lose your innocence but not your hope. How to laugh for ever’.


Fragmento extraído del libro The Joy Luck Club, by Amy Tan.



Encontré esta pequeña y maravillosa coincidencia en la página de uno de los libros que poco a poco van mejorando mi inglés, como si de una radiografía se tratara de mis actuales y contradictorios sentimientos de esperanza atenuada, alegría contenida, libertad que atemoriza, referidos a la mayor de mis hijas, que en apenas doce suspiros, está dejando de ser una niña para convertirse en flor que reclama su libertad bien merecida, de sobra ganada con años de responsabilidad, respeto y cariño ...y pide ya sentir en su rostro la misteriosa brisa que sopla la vida, el calor directo de un sol que coloree sus mejillas sin la atenta y paternal sombra que se lo impida.


¿Realmente merecemos que nos muestren a todas horas casos de depravación, ira, locura, crueldad que nos hacen sospechar incluso del vecino?

¿No sería igual de injusto, ver cada día en las noticias los premiados de la lotería, como si fuera la cosa más habitual que nos puede suceder mañana mismo?

¿Qué cereal puede crecer sembrando miedo?


¿A quién le interesa que las buenas personas desaparezcan?


¿Dónde van a parar todos los pétalos caídos?


¿Puede la ilusión crecer en casas de persianas bajadas?


¿Cuando comenzaron a quebrarnos la sonrisa?


¿Quién escribió esperanza en mi corazón, con medias tintas?





No tengo respuestas, como mi madre tampoco las tenía.







jueves, 30 de agosto de 2012

Motivos




Es por dejar un rato el planeta,
y permitir fluir de mis adentros,
algo que me abra las puertas,
vuele alto y parezca sincero,
se aleje y siempre esté de vuelta
a las diez, con las que más quiero,
con las raíces puestas en tierra,
mi corazón junto al fuego,
y un pícaro guiño a las estrellas.

Es por saltar los cien metros,
libres de mentiras y penas,
y dormir las noches preso,
de versos que revolotean,
y me dejan al alba, traviesos,
como hadas que me liberan,
de cientos de arrobas de peso,
aliviando mis prisas y eccemas,
de tanto tener los pies en el suelo.

También es, por alimentar mis fieras,
que, capaces de bajar al infierno,
y partir lobos en dos, como cualquiera,
prefieren educar desde el ejemplo,
con esfuerzo y suaves poemas,
que no desentonen con el silencio,
se aparten de los que vociferan,
huyendo de dogmas de hierro,
que nos hicieron perder las guerras.

Pero sobre todo confieso,
es por mantener viva la mecha,
y quitarle a nuestro amor el velo,
que arde tibio y no quema,
y mantiene dulces tus pechos,
y moldea tu sonrisa más tierna,
usando tus ojos de espejo,
aspira las flores más bellas,
y recoge la miel de tus besos,
mientras recorre tus piernas,
en busca de ocultos sonetos,
donde alma y deseo se hornean,
y funden la prosa en fuego,
y el universo vacío tiembla y gotea,
fina rima que empapa los huesos
tardíos, de un converso poeta.




viernes, 24 de agosto de 2012

Cuando bebas agua...





... recuerda la fuente. (proverbio chino).





Supone reconocer los favores y regalos recibidos tanto interior como exteriormente y tratar de utilizar esa disposición interior de gratitud, para corresponder con palabras u obras a lo recibido de forma gratuita.

Por desgracia, la mayoría de las fuentes en nuestros días, en parte por nuestro olvido, en parte por la sequía, se están mudando paletizadas al interior de los supermercados, y pocos son los que se esfuerzan por encontrar todavía, el agua más bella y fría que al beberla, les refresque y recuerde que debemos ser siempre agradecidos con la música alegre de donde procede.






Estos es lo que acude a mi mente, cuando bebo un vaso de agua.




jueves, 16 de agosto de 2012

Haciendo cola.






y allí me encuentro haciendo cola,
frente a un mirador de silencio,
refrigerado con mil metros,
de penumbras y aire fresco,
como luciérnagas atraídas,
por la altura y la promesa
de sentir en la mejilla,
el sabor astral de un beso,
el paso de la noche a la caricia,
antes de que reine el fuego,
y poder mirar un instante,
sin sofisticados medios,
recuperando aquel sentido,
sepultado por la ciencia,
y la tierra de los siglos,
que se asombra del misterio,
de la fuerza de su giro,
de su enorme crecimiento,
y nos regala el justo tiempo,
de especular con nuestras prisas,
ocultarnos tras los miedos,
o darnos cuenta en un suspiro,
del valor de nuestros celos,
que la mañana corre aprisa,
que la vida se desliza,
como agua entre los dedos.