jueves, 21 de noviembre de 2013

Obri la llengua.





Cuánta riqueza perdida, How much wealth it’s lost,
siendo capaz de expresar, being able to word
de muchas formas distintas, in many different ways,
y no sentir la bondad, and do not feel the kindness,
ni una lástima compasiva, nor a merciful shame,
y negarse a dialogar, and decline to speak,
renunciando a la alegría, giving up the joy,
con quien no conoce más, with whom don’t know more,
que su propia lengua nativa. than their mother tongue.



Cuánta miseria escondida, How much hidden misery,
tratarse de escudar, trying to shield themselves,
en viejas leyes escritas, behind old written laws,
que alardean territorialidad, boasting its ownership,
y no tener la osadía, and not to have the courage,
ni siquiera la curiosidad, nor even the curiosity,
de abrazarse a nuevas melodías, to hug the news melodies,
que curvan el verbo amar, which bend the verb to love,
en remotas playas de poesía. into remote shores of poetry.




Creus tenir prou amb una o dues llengües per poder expressar tal quantitat de pensaments i maneres de sentir?


No descobriries curioses formes de pensar i preciosos nous sentiments amagats darrere d’una nova forma d'expressar?


Un mal educat i un prepontent mai arribaran a entendre’s… no coneixeràs tú, per casualitat, a cap d’un d’ells?



... and maybe, you'll be able to open a little bit your mind.







jueves, 14 de noviembre de 2013

Jugando con la suerte.



-Sabes?... creo se me ha muerto el móvil.
-Lo tenías en garantía?
-Sí, lo he mandado a reparar pero voy a tener que comprarme otro, este me ha salido muy malo, a ver si tengo más suerte con el próximo.
-Te has enterado de lo de Filipinas?
-Sí, he visto algo en internet. No se cuantos miles de muertos.
-Un desastre. Por cierto, voy a tener que decirle cuatro cosas al del tercero, … ha vuelto a dejar su coche pegado a nuestra plaza, casi no he podido abrir la puerta.
-Te has acordado de coger cervezas?
-Bufff! no, mañana me acerco con el coche y aprovecho para comprar algo más.
-Vale…y piensa en decir que te reserven un décimo en el trabajo.
-Sí, lo tengo en cuenta, a ver si nos cambia este año un poco la suerte.



Imagen tomada por la sonda Cassini a su paso por Saturno.



Dicen que la suerte puede ser tanto buena como mala. Ten lo en cuenta, por si a pesar de todo decides apostar.


viernes, 8 de noviembre de 2013

Adivina adivinanza...






La compartes y se muestra entera ante tus brazos,
se desliza entre los dedos de pastores y poetas,
se esconde tras colinas, bosques y praderas,
si la intentas explicar se te rompe en mil pedazos,

Dicen que la han visto danzar en solitario,
con ayuda de la brisa para nunca estarse quieta,
acompasa con los astros el girar de su melena,
y repasa con los trinos su precioso abecedario,

Si respiras su misterio, te diluye las certezas,
si la admiras en silencio, te toma de las manos,
si te lavas en sus brumas, te limpia de impurezas,
si paseas por su manto, te hace un poco más humano.

Cada día más lejana, más cara de ver...


miércoles, 16 de octubre de 2013

Energía despierta.




Si captas la dulzura del alba,
como si fuera un truco de magia,
inspiras la luz de la luna,
que silencia y platea las almas,
y dejas que tus ojos se abran,
como flores de la mañana,
pon tu mejilla en alerta,
sentirás que alguien la besa,
cede tu pulso a las sombras,
danzarás con tu madre la tierra,
te dirán que eres loco, valiente, poeta,
y no serás más que un puñado
de energía despierta.










viernes, 20 de septiembre de 2013

Delicadamente.




Aprendí a usar el tiempo,
de barcaza de distancias,
me alié con el silencio,
para no meter la pata.

Acordé con el esfuerzo,
reparar algunas faltas,
oculté todos mis miedos,
bajo el pliegue de tu falda.

No le temo ni a los truenos,
ni a la cruel desesperanza,
que se extiende por los medios,
y mutila tantas almas.

Pero ahora que recuerdo,
sí que hay algo que me asalta,
y es que pierda lo más bello,
si una tarde llego a casa.

Y me encuentro por el suelo,
la ilusión de tu mirada,
y que no halles más consuelo,
y que arrojes la toalla.

Y te abraces a mi cuello,
y tus hijas extrañadas,
que no sientas que te quiero,
y te olvides de adorarlas.


Y ahora mando yo y te ordeno,
recoger todas tus penas,
expulsarlas de tus sueños,
y quedarte con tus fuerzas.

Que a este punto de mi vida,
puedo amarte sin tocarte,
con cuidado acompañarte,
paseando por tu orilla.

Tu recuerdo en alegría,
bastaría por saciarme,
y de sobras contentarme,
por el resto de mis días.





martes, 30 de julio de 2013

Dos por semana.




A veces confundo la luna,
 con el piloto de atrás,
ir al trabajo,
 con el placer de pedalear,
recién levantarme,
 con empezar a soñar,
deporte y medallas,
 con esfuerzo sin más,
el rugir de los coches,
 con un recuerdo a azahar,
el sol que gatea,
con una naranja fácil de pelar.



Recuerda..... dos veces por semana y no más. Demasiado placer dicen,.... puede ser perjudicial.


viernes, 5 de julio de 2013

Lecciones ocultas.



Nació diferente. Un leve retraso intelectual con alteración psicomotriz le convirtió a medida que crecía en el tonto del pueblo. No tuvo elección, ni educación, ayudar a sus padres desde bien pequeño con los animales y tratar de buscar a ratos la compañía de otros chiquillos con quien jugar pese a las bromas y burlas que todos le hacían.


Se hizo mayor, su mente anclada en la infancia, teniendo cada vez más complicado encontrar los niños con los que jugar al escondite o a toros embolados. Los que había conocido años atrás, se habían convertido en personas adultas que ya no podían perder el tiempo con él.


Un día, alguien le debió de comprar un cuadernillo de caligrafía para aprender a escribir. Lo mostraba orgulloso por el pueblo para que todo el mundo viera lo bien que hacía la letra. Otro día, venía con unas hojas de sumas y restas, buscando quien se las corrigiera, con la ilusión de escuchar del eventual examinador una calificación de un 10, un 12 o un 20, que le hubiera hecho mucho más feliz.


Años más tarde, ya con signos de calvicie y canas en su pelo, todavía se le puede ver pasear por el pueblo con cuadernillos bajo el brazo, en busca de vecinos a los que mostrar sus avances y progresos en la única educación que estaba recibiendo en su vida gracias a su ilusión y su esfuerzo.


Esa misma ilusión que muestra en seguir estudiando cada día, en poder terminar a su manera un nuevo ejercicio, en aprender a realizar una suma más complicada, o leer un cuento más completo, es la misma ilusión que la mayoría de personas “normales” carecemos.


¿En qué momento perdemos el instinto innato de aprender cosas nuevas, creyendo que ya hemos estudiado o experimentado suficiente y que no necesitamos seguir ejercitando una parte del cerebro?


¿En qué momento conectamos la velocidad de crucero, nos acomodamos en un trabajo y nos dejamos llevar por la corriente del mínimo esfuerzo, la ausencia de dudas, la verdad del telediario?

El conocimiento como negocio, pagar por un diploma, una máster, un doctorado, como medallas conseguidas por participar en una carrera a través de selvas, montes y playas sin haber llegado realmente a disfrutar de ella. El conocimiento sólo si es para obtener un objetivo, una vez conseguido, abandonado como el  polvo de tantos y tantos libros.


Cada vez que lo veo, ya no me hace sentir pena, ni lástima, sino todo lo contrario. El brillo de sus ojos me recuerda que no puedo abandonarme, que debo seguir buscando entre mi escaso tiempo unos minutos cada día para conocer una nueva teoría, respetar una nueva religión, aprender un nuevo idioma, entender otra cultura, acumular muchas más dudas que compartir con mi pareja, guardar por tanta locura un minuto de silencio, recordar viejos teoremas que repasar con mis hijas, recuperar aquello que un día fue nuestro y mío y que me hace sentir que sigo estando vivo.




lunes, 10 de junio de 2013

Irta, ......Vita, ......Vida.




Hace años que noto me vienes visitando. Prefieres el verano tardío y la alta primavera, aunque siempre lo haces en silencio, como si no fueras de estas tierras, llegas de lejos, fatigado, con tu bicicleta, conducido por las playas, atravesando llanuras y praderas. Te abrazas a tu familia, les ayudas a montar la tienda y apuestas con tus hijas hasta la piscina quien gana la carrera. Al amanecer, te vistes sin hacer ruido, abres despacio la cremallera, la cierras, mirando a tus queridas que duermen arropadas por el rumor de la marea y el canto de algunas aves matineras, y sales a recorrerme, con agua en la mochila y tus sentidos bien alerta, como si fueras aquel niño en su primer día de feria, como buscando un tesoro, un extraño brillo, un contraste de tonalidades, un soplo de pinos verdes a la marinera, desde las calas azules, a los bosques más espesos, trepas mi cumbres, recoges con respeto el hilo de mis sendas, te sumerges entre rocas y olas que te golpean hasta caer exhausto y feliz sobre mis arenas. Por todo ello, por tu insistencia, a lo que andas buscando tanto tiempo, voy a darte una respuesta.











No poseo tesoro alguno, ni hay secreto en mi belleza, ni comprender semejante enigma,
es privilegio de mendigos, sabios o poetas, ni requiere ser experto, ni estar lleno de la fe que a veces ciega.


Tan solo soy el regalo que a tus hijas les ofreces diciéndoles que no se entretengan, que lo abran más aprisa, que rompan el papel de cualquier manera y una vez abierto, vaya!, sorpresa! adentro no había nada, y me dejas sola, llorando con mis piezas.



No sabrás gozar del premio,
si lo expresas como meta,
no sabrás captar la esencia,
sin sentirte parte de ella,
despreciando el envoltorio,
vivirás sin darte cuenta,
no serás más que un pedazo,
sin mostrar delicadeza.





Fotos del Parque Natural Sierra de Irta.



jueves, 6 de junio de 2013

lunes, 27 de mayo de 2013

... y que cumplas muchos más.





Cuando un te quiero parece pequeño,
y el eco de un beso no se expande,
un abrazo no abarca bastante,
para nombrar tantos sentimientos.


Cómo llamarle... si yo me alimento,
del calor que tu cuerpo desprende,
y de tu sonrisa mi vida depende,
comprender la curvatura del tiempo.


Cómo temerle a los rayos y truenos,
si fluyes como el limpio afluente,
que arrastra mis dudas allende,
mezclando caricias y esfuerzo.


Busco la justa palabra y no encuentro,
cuando te dejo un beso en la frente,
o me fundo en tu carne caliente,
respirando el vapor de tus sueños.


Maldita costumbre de inquietos,
querer explicar brevemente,
intensos años de vida corriente,
unidos por hilos de luna secretos.



Tal vez “amor” sea lo más correcto,
tallado en madera de roble,
madurado en la barrica más noble,
ayudado por la fuerza del verbo.


Quizás “amor” sea lo más certero,
aunque quisiera evitar el frecuente,
tópico que desluce la gente,
para explicar lo tanto que te quiero.







Felicidades!!! nuevamente.




sábado, 25 de mayo de 2013

breathtaking birthday.


Me regalaron su poesía, esa que brilla en sus ojos y tanto cuesta de explicar. 




y se abrió ante mi un atardecer incomparable con el que finalicé mi primera LECTURA en mayúsculas en inglés, gozando con ella.



Fotografías tomadas desde un privilegiado balcón de la siempre espectacular ciudad de Morella.


lunes, 29 de abril de 2013

Poetas durmientes.






Jamás rendirán el ardiente,
brillo que anida a su salvo,
en pecho de gente valiente,
que beben la vida a tragos,
procurando dejar suficiente,
para aquellos que sigan sus pasos.

Y en madrugadas silentes,
vigilan la luna en ocaso,
dejando un beso en la frente,
mientras se alejan descalzos,
del lecho que sigue caliente,
y aún les ofrece sus brazos.

Bellos poetas durmientes,
que llevan a cabo un trabajo,
no buscan las letras ni quieren,
tan solo rimar con sus pasos,
las piedras y flores silvestres,
pintadas de nieves de mayo.











lunes, 22 de abril de 2013

Normas, leyes y demás.






Me alimento del silencio,
que rechaza la marea,
del cual se rumorea,
no servir en la ciudad.


Me acaricio con el viento,
que despierto tararea,
abre tu alma y saborea,
la más pura libertad.

Con el brillo me sorprendo,
que se alienta y pavonea,
ser el único albacea,
del rocío matinal.


En mis propias carnes siento,
que los bosques colorean,
la sangre que me hormiguea,
sin poderlo remediar.

Y te digo que no miento,
cuando mis manos rastrean,
y mis piernas deletrean,
sendas sin domesticar.

y me alegro de ir subiendo,
con mi esfuerzo que jadea,
alejándome del centro,
y su cruel comodidad,

donde la pereza culebrea,
y las normas son un cuento,
que a hurtadillas boicotean,
la ley de la gravedad.